El futuro de la formación está en el e-learning.

El futuro de la formación para el empleo está en el e-learning. Este sistema didáctico, que ofrece celeridad e inmediatez, tiene una serie de ventajas con respecto a la enseñanza tradicional que lo convierten en el más indicado para hacer frente a los retos que España tiene en el horizonte. Retos que es imprescindible que superemos, como país, para que nuestra economía no se quede atrás.

Por un lado, nos enfrentamos a un bajísimo porcentaje de titulados de grado medio: un ridículo 8,4%, comparado con el 33,5% de media en los países europeos, y muy lejos del 56% que ostenta Alemania. Teniendo en cuenta que la mayoría de los empleos que se crean son de carácter técnico, tenemos una carencia importante de profesionales en los sectores y ocupaciones más demandados por las empresas. Si seguimos con esta tendencia, llegará un punto en el que el sector privado, que es el que genera empleo, acabará buscando fuera los recursos que nosotros no le podemos ofrecer.
Por lo tanto, debemos formar a mucha gente en muy poco tiempo. Tenemos una fuerte necesidad que sólo podremos satisfacer mediante el e-learning aunque, para que sea realmente efectivo, es imprescindible que se Equiparen los Certificados de Profesionalidad ofertados de forma presencial y a distancia.

Pero la teleformación no sólo es un sistema válido para los que quieren prepararse para conseguir un empleo, sino que supone la mejor herramienta para los trabajadores en activo. Si algo está claro es que en el nuevo mercado de trabajo, donde ya estamos inmersos, las demandas son tan frenéticas y variables que las empresas, y por tanto sus empleados, deben adaptarse continuamente para seguir siendo competitivas. Las constantes innovaciones, cambios de procedimientos e, incluso, legislación obligan a los trabajadores a reciclarse continuamente. Pero ¿cómo van a hacerlo si lo que se les ofrece son cursos de más de 300 horas?

Para poder satisfacer las necesidades de formación de los trabajadores en activo debe buscarse una conciliación entre formación y jornada laboral, ofreciendo los recursos que los profesionales necesitan en cada momento, sin la obligación de tener que hacer frente a cursos maratonianos. La mejor forma de hacerlo es darles píldoras formativas especializadas en sus áreas de interés que puedan consumir a demanda, en cualquier momento y lugar. Y la única manera de conseguirlo es mediante el e-learning.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

 

Las cookies nos permiten ofrecer nuestros servicios. Al utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de las cookies. Más información.